sace




El auto para ejecutar la  condena contra el padre Domingo Espinal fue notificado ayer a las autoridades correspondientes. Según la decisión del magistrado José Bautista, juez de la Ejecución de la Pena de Santo Domingo.


El documento deberá estar en manos del procurador de la corte de la jurisdicción correspondiente, el departamento de captura de prófugos de la Policía Nacional y la Dirección General de Migración.


Al hablar de la ejecución de la sentencia en el artículo 438 el Código Procesal Penal explica que “Cuando el condenado deba cumplir pena privativa de libertad, el juez de ejecución remite la orden de ejecución del fallo al establecimiento en donde debe cumplirse la condena”.


Su trauma es que lo manden a matar


“Para mí el cura era la moral en calzoncillos”, dijo ingenuamente la abuela del menor que en 2003  fue violado sexualmente por el cura Domingo Espinal Reynoso.


La abuela del joven que hoy tiene 23 años, luce un poco intranquila pero cuenta con pesar cómo Espinal vulneró su confianza luego de que ella y su hermana le entregaran al menor para que lo disciplinara.


Reveló que “un día él  (el menor) me dijo que no iba a volver a vivir con ese padre que era un maricón…”.“Él ya tiene miedo que si lo agarran (al sacerdote) las amistades manden a matarlo, ese es el trauma que tiene él, él cree que lo van a quemar, que lo van a matar”, aseguró. Manifestó que en una ocasión se reunieron con el Cardenal para tratar aspectos relativos al caso.


En tanto, el padre del menor, angustiosamente dice que después de tantos años aún queda en su hijo el daño producto de esa violación. “Él se iba a matar porque le estaban cayendo atrás…mi hija la más pequeña está dañada de mente también por ese caso”, indicó.


Sobre la sentencia ejecutoria


En el 2003 se interpuso una querella contra el sacerdote y el Tercer Tribunal Colegiado del Distrito Nacional emitió su sentencia condenatoria el dos de julio de 2009. Esa decisión fue recurrida en apelación y en fecha 8 de octubre de 2010 la sentencia fue confirmada por una corte de apelación. La decisión también fue confirmada por la Suprema Corte de Justicia (SCJ).