ava


La eliminación del cobro de la cuota de recuperación en los hospitales del Estado, no solo le ha traído dificultades en el manejo de los gastos diarios a estos centros, sino que les obligó a establecer nuevos mecanismos de control debido a la avalancha de pacientes en busca de servicios que estuvieron recibiendo, muchos de ellos incluso con seguros privados, cuya tarjeta escondían,  e indicaciones de clínicas.


Mientras, hasta el momento los centros de salud no han empezado a recibir del Ministerio de Salud Pública el pago extra que corresponde a los recursos que recibían diario por los servicios prestados a los pacientes, y que eran utilizados en pago de empleados nominales, compra de parte del combustible,  materiales e insumos médicos y de alimentos, que no son cubiertos por la subvención.


Directores de hospitales revelaron que en los primeros días que el Gobierno anunció la eliminación del cobro de la cuota de recuperación, esos establecimientos empezaron a ver duplicado y hasta cuadruplicado el número de pacientes que tradicionalmente reciben.


Muchos de los pacientes, incluso afiliados al Seguro Familiar de Salud (SFS) del régimen contributivo, llegaban a los centros y escondían sus carnés de seguros, a practicarse largas listas de analíticas y estudios de imágenes, con el fin de beneficiarse de la medida y no tener que pagar el 20% del co-pago que establece el sistema en los centros privados.


Ante esa realidad, y con miras a que los beneficiados sean realmente quienes lo necesiten, los hospitales especializaron un servicio donde los pacientes deben mostrar su cédula o un documento de identidad y entonces, vía electrónica, se verifica si están afiliados al Sistema Dominicano de Seguridad Social en el régimen contributivo, ya que los subsidiados siguen siendo pagados por el Seguro Nacional de Salud (Senasa).


Los hospitales Darío contreras y Francisco Moscoso Puello son ejemplo de esa realidad. En el primero el número de pacientes llegó a superar casi cuatro veces la cantidad diaria que atendía en sus servicios de consultas, laboratorio y estudios especializados, mientras que en el segundo el incremento alcanzó 50% en los primeros días de implementarse la medida.


Tras la medida de verificación esas cifras se han reducido a la mitad, dijeron Manuel Cuello y Roberto Lafontaine, directores del Darío Contreras y el Moscoso Puello, respectivamente.


ENVIARÁN A SALUD FACTURA CON GASTOS

Explicaron que aunque la cuota de recuperación fue eliminada, los hospitales continúan facturando todos los servicios que ofrecen a fin de enviar a Salud Pública el consolidado de los gastos. “Al inicio nuestra consulta pasó de 400 a 800 y 1,000 pacientes diarios.


Hubo días que exoneramos hasta 114 mil pesos en servicios”, aseguró Cuello. Un aumento desbordante también reportaron directores de los servicios de laboratorios de los principales hospitales.


En tanto, Lafontaine recordó que normalmente el hospital recibe un flujo de pacientes por emergencias, consultas, y estudios de unos 1,200 pacientes diarios, pero en principio de la medida se elevó al doble.