aso


El presidente de la Asociación de Hoteles y Turismo de la República Dominicana (Asonahores), Luis Emilio Rodríguez Amiama, dijo ayer que el sector está altamente preocupado por los efectos negativos que dejan en el turismo la violencia y la criminalidad.


Destacó que en el Índice de Competitividad Turística del Foro Económico Mundial, la República Dominicana aparece en desventaja con relación a algunos de los competidores de la región.


 Al hablar en el Seminario sobre Seguridad Turística Integral, que organizó la Policía Turística (Politur), Rodríguez Amiama explicó que en el referido informe el país aparece en los lugares 123 y 139, de una lista de 140 naciones en las que se midieron los costos asociados al crimen y la violencia y la confianza en los servicios policiales.


De acuerdo con el informe, en seguridad y protección el país ocupa el puesto 111, con una puntuación de 3.9, mientras que Barbados ocupa la 32, Puerto Rico la 62, Costa Rica la 68, Panamá la 70, Nicaragua la 82, Jamaica la 95.


 En ese sentido, el empresario turístico planteó que para mejorar esa situación las autoridades deben aumentar las inversiones en seguridad, reorganizar los servicios policiales, avanzar en la persecución del crimen y mejorar la administración de justicia. 


Sin embargo, valoró el esfuerzo que hace Politur para enfrentar la criminalidad en los polos turísticos, aunque reconoció que la entidad no cuenta con agentes suficientes.


“Es posible que algunas actividades económicas puedan existir en un entorno de inseguridad provocada por una alta incidencia del crimen, pero esto es prácticamente imposible en el caso del turismo que, por su naturaleza, exige ambientes relajados propios para el descanso. 


“En nuestro sector atendemos a personas, y es la razón por la cual son muy elevados los costos asociados a la necesidad de mantener un ambiente libre de violencia y seguro, y los que se derivan de la ineficiencia de los servicios policiales”.