poli



Los ascensos y retiros dispuestos por el presidente Danilo Medina en la Policía provocaron alegría y disgustos entre los afectados por esta medida. “Hubo oficiales que los ascendieron sin tener ni siquiera tres años en el rango”.


Esta expresión se escuchó ayer en más de una ocasión, entre policías de distintos rangos que se creen merecedores de escalar al rango superior inmediato.


Los que se quejaban por no haber sido favorecidos con ascensos se cuidaban de no dejarse escuchar por sus superiores, para no agudizar más aun la decepción que sintieron al enterarse de que no estaban en la lista de los beneficiados.


Sin embargo, la discreción de los agentes del cuerpo del orden público, el desencanto de muchos era un secreto a voces en los pasillos del cuartel general de la Policía.


Este estado de ánimo contrastaba con la alegría que mostraban otros agentes, principalmente los que tenían hasta ocho años esperando el momento de ponerse una “raya” por encima de la que exhibían.


Igual sucedió con el retiro de decenas de oficiales superiores, que desde hace varios años esperaban la grata noticia de ser enviados a sus casas a disfrutar de la pensión que por ley les corresponde. Pero la coyuntura no les favoreció.


“Eso siempre se da con criterio de amiguismo. Eso no es raro. En la Policía no siempre premian al que se lo merece”, comentaba en voz baja un oficial subalterno.


En la explanada frontal de la Policía se notaba que ayer no era un día normal. De las escalinatas que dan acceso a la puerta principal del cuartel de los uniformados de gris, bajaba y subían policías de todos los rangos. Unos investigaban si fueron incluidos en la lista de ascendidos o retirados.


Otros salían con cara de pocos amigos, por saber que tendrán que esperar una nueva zafra de ascensos para poder gozar como sus colegas.  Los ascendidos en la Policía fueron 4 mil 250 agentes de diferentes rangos y 71 pasaron al retiro por antigüedad en el servicio, nueve de ellos generales y mayores generales.


El Ejecutivo puso en retiro a 40 coroneles con más de cuatro años en el rango, por lo que antes de ser pensionados fueron ascendidos a general, como manda la ley orgánica de la Policía.


El jefe policial justifica los retiros


El jefe de la Policía, mayor general Manuel Castro Castillo, justificó estos retiros. Dijo que esta disposición se ajusta a su plan de adecuar la cantidad de generales a la estructura policial que intenta instaurar durante su gestión al frente de esa institución.


“Estos generales salieron por la puerta grande”, resaltó Castro Castillo. Dijo que estos retiros se hicieron por disposición del presidente de la República, Danilo Medina.