arma



Santo Domingo.-En los últimos ocho años el uso de las  armas de fuego dejó como saldo unas 12 mil 793 víctimas en República Dominicana, un promedio de 133 personas por mes.


Seis de cada diez personas que mueren de forma violenta en el país es a  consecuencia de heridas de bala, lo que convierte a las armas de fuego en el principal instrumento de muerte en República Dominicana.


La utilización de este tipo de arma   agrava notoriamente la letalidad de la violencia, por lo que el desarme  general de la población se plantea como una forma  de reducir el alarmante  índice de  hechos violentos que se registra  en el país.


Víctimas de atraco


De acuerdo al estudio “El armamentismo y sus efectos en la violencia en República Dominicana”, el  42% de las muertes por armas de fuego que se registran en el país es a consecuencia de robos, atracos, ajustes de cuenta y sicariato.


Mientras que el 23%  de los fallecimientos está ligado a conflictos personales, tales como riñas, suicidios violencia familiar y de género.


El 35%  restante es por causas indefinidas. Explica que en el país existe una gran circulación de armas, pasando a ser legalizadas desde 30 mil 516 a cerca de 207 mil armas entre  2000 y   2011, para un incremento de  un 567%.


Más de 750 mil armas


En la actualidad en República Dominicana hay más de 750 mil  armas de fuego en manos de civiles y militares. El experto en políticas de seguridad pública, Daniel Pou, considera que esta cifra es  alarmante.


“Hay que implementar una política de desarme. Hay un vínculo bastante  directo entre la utilización de  armas y el incremento de la violencia”, subrayó Pou.


Asimismo, dijo que la Ley sobre Comercio, Porte y Tenencia de Armas de Fuego ha sido muy débil y permisiva, “aquí cualquiera puede tener un arma de fuego, esa ley es simplista, el organismo encargado se basa en una visión recaudadora”.


La percepción de inseguridad  predispone a la adquisición de un arma de fuego como mecanismo de autoprotección.


No obstante,  Pou precisó: “La mayoría de las personas no sabe que al portar un arma potencializa su papel de víctima en un 14%”.


Nueva ley


Planteó que en el país  se instaure un mecanismo para   controlar  las armas de fuego tanto en manos de los civiles como de  militares. “Hay que desarrollar una nueva ley y una política para contrarrestar la proliferación de las armas de fuego”, especificó.


Precisó  que en República Dominicana la situación se ha agravado en los últimos años, puesto que es común ver armas de alto calibre en manos de civiles.


Criticó que los oficiales se lleven las armas a sus casas cuando no están de servicio. “Los policías sólo deben utilizarlas cuando están de servicio, porque cuando exhiben sus armas en la calle  lo que hacen es potencializar su papel de víctima”, dijo.


Mientras  el desarme de la población  es materia pendiente en el país, las armas de fuego siguen cobrando víctimas, tan sólo ayer cuatro personas se sumaron a la trágica lista.