m



SANTO DOMINGO.-La Autoridad  Metropolitana de Transporte (AMET) y junto a brigadas del Ayuntamiento del Distrito Nacional volvieron a desmantelar varios talleres de mecánica improvisados y negocios informales instalados en vías de la zona norte de la capital, sobre todo en las avenidas Reyes Católicos y Máximo Gómez.


El esas avenidas fueron retirados vehículos y chatarras que posteriormente fueron trasladas en grúas y camiones a centros de acopio bajó control de cabildo.


Igualmente, la entidad desmanteló una parada improvisada para montar pasajeros establecida por choferes debajo del elevado que empalma las avenidas  Winston Churchill y John F. Kennedy, retirando de allí siete automóviles con destino al estacionamiento conocido como “El Canódromo”.


A los propietarios de esas unidades les fueron aplicadas las contravenciones de rigor. En el caso especifico de la avenida Reyes Católicos fueron desmantelados al menos tres talleres que hace cuatro semanas fueron intervenidos por estar abiertos en espacios públicos e igual suerte corrieron varias gomerías establecidas en la Nicolás de Ovando esquina Máximo Gómez.


El director de la AMET, general Juan Gerónimo Brown Pérez, destacó que “no nos vamos a detener en esta tarea que tenemos por delante, integrando esfuerzos con los otros organismos”,  frente al impacto que tiene sobre la población capitalina ocupar los espacios públicos.


En las últimas cinco semanas han sido retiradas de las calles cientos de toneladas de escombros, sobre todo vehículos viejos y en proceso de reparación en los talleres improvisados desmantelados. Los escombros son montados en camiones del cabildo y llevados a locales del cabildo capitalino.


También fueron retirados vendedores que frutas y otras mercancías que estaban instalados en zonas verdes bajo control del ADN, un alto porcentaje de los cuales habían sido sacados de esos lugares hace tres semana, sobre todo en la venida Máximo Gómez con calle 38, entre otras vías ocupadas especialmente por indocumentados haitianos.


El portavoz de la institución, Roberto Lebrón, dijo que un  equipo de oficiales y alistados “opera permanentemente en toda la ciudad, siempre en coordinación con  el ADN, par obligar a los ciudadanos a cumplir con las normas que rigen la municipalidad”.


La unidad de recuperación de espacios públicos reporta a diario acciones diversas de un extremo a otro de la capital, algunas de cuales son ejecutadas a solicitud de juntas de vecinos y personas residentes en las zonas despejadas.