ni


El mes de agosto ocupa el segundo lugar en la lúgubre lista de los accidentes, la mayoría en el entorno doméstico, en que han fallecido menores en situaciones como ahogamientos, asfixia, picadura de insectos, traumas por la caída de una puerta de hierro e incendios.


Sólo marzo supera el número de tragedias de agosto, con 16. El ritmo de estos casos, que suceden en las distintas provincias del país,  fluctúa por mes pero ya suman 70 en lo que va de este año.


Muchos accidentes han ocurrido entre los sectores pobres, aunque también  familias de clase media y alta se han visto afectadas por estas tragedias. El Código de Protección al Menor carece de un acápite  que castigue la negligencia, en caso de que se compruebe, que ésta haya llevado a la muerte de un menor bajo el cuidado de adultos.


En el mes de enero ocurrieron dos muertes. En febrero y mayo, ocho, cuatro en cada mes, y en abril, seis.  En el mes de junio se registraron 13 fallecimientos y en julio fueron once.  Sin embargo, ha sido marzo el mes en el que más víctimas se han registrado, con un total de 16.


Los decesos ocurridos el pasado mes de agosto sucedieron en distintas provincias del país, registrándose un número más alto en Santiago, con cuatro muertes.  En San Pedro de Macorís se produjo una. En las provincias de Barahona y Monte Plata fallecieron cuatro menores, dos en cada provincia.


En Samaná y La Vega se registraron dos fallecimientos, uno por provincia. En Santo Domingo los decesos fueron tres.


De los menores fallecidos, siete murieron ahogados; una a consecuencia de trauma contuso y una niña de ocho años de edad luego de ser atacada por decenas de abejas.  Un bebé murió asfixiado; tres niño de 5,4 y 3 años murieron calcinados y un menor de 11 falleció a consecuencia de un disparo accidental hecho por un hermanito.