po


SANTO DOMINGO. Las condiciones comerciales existentes entre República Dominicana y Haití difícilmente puedan mejorar en el corto tiempo.


Así lo establece una fuente conocedora de las relaciones entre ambos países.La persona, que pidió se le guardara el anonimato, consideró que el país vecino está tratando de superar su condición económica buscando apoyo económico y comercial de suplidores de otras naciones.


Manifestó que los pasos que está dando Haití, más que por otras razones, van dirigidos a darle la espalda a República Dominicana como suplidor comercial.


El segundo socio comercial más importante de República Dominicana es Haití, a donde exporta alrededor de US$1,100 millones anualmente.


La veda que Haití ha impuesto a los pollos y huevos de RD existe desde hace varios años, pero no se estaba aplicando, y en el pasado mes de junio las autoridades haitianas reactivaron la prohibición.


“Para el desarrollo, a ellos les conviene el apoyo de otros países, y comercialmente les conviene hundirnos”, afirmó la fuente.


Informó que el problema principal de la veda a los pollos de República Dominicana proviene de que una familia comercial haitiana importa pollos congelados desde Brasil, y los haitianos estaban prefiriendo el ave dominicana por ser carne más fresca.


Respecto a la próxima reunión pautada para la primera semana de octubre, varios empresarios haitianos manifestaron a Diario Libre que no se han enterado de que autoridades de Haití y de República Dominicana están preparando otra reunión similar a la que en días pasados se celebró en Miami, a fin de buscar una solución a la problemática que ha impedido la entrada de pollos, huevos, plásticos y otros productos desde aquí hacia el país vecino.


Sin embargo, la convocatoria para tratar los temas comerciarles que afectan a ambos países, es bien vista por el empresario haitiano Jean Baptiste Constant, quien informó que ha sido invitado para tal reunión, y aseguró estar de acuerdo que la misma se celebre, pero en República Dominicana y no en Miami.


“Yo soy de los que digo para qué ir a Miami, si se pueden reunir en Santo Domingo, donde hay buenos hoteles y estarían más cerca para discutir la realidad del problema”, expresó Baptiste.


Consideró que es importante que se discuta la posibilidad de desarrollar al pueblo haitiano para que pueda tener un buen intercambio comercial con República Dominicana, porque, según explicó, hasta que haya un buen comercio bilateral siempre habrá problemas.


Habla un empresario haitiano

Con relación al impedimento de que entren algunos productos dominicanos a Haití, el empresario haitiano, Jean Baptiste Constant, quien tiene empresas en su país y en República Dominicana en las áreas de granjas, construcción y productos de higiene, dijo que el problema se debe a una mafia entre los ricos de ambos países, pero que sólo afecta a los pobres del vecino país, porque tienen que pagar más caros los artículos a los que se les ha puesto la veda.


En ese sentido espera que pronto haya un acuerdo entre ambas partes.