mdg


La Jefatura de la Marina de Guerra ha separado de sus filas a por lo menos 118 oficiales, suboficiales y alistados, desde el 16 de agosto de 2012 hasta este septiembre, por mala conducta, delitos diversos y faltas graves cometidos fuera de la institución y en el desempeño de sus funciones, y en una buena medida por vincularse con el tráfico de indocumentados hacia Puerto Rico.


La información la ofreció ayer en la mañana el jefe de la institución, vicealmirante Edwin Dominici Rosario, quien manifestó también preocupación por el incremento de haitianos indocumentados que cada semana intentan viajar en yolas a Puerto Rico.


Dijo que 36 oficiales que prestaban servicio en distintas zonas de las costas Este y Nordeste, fueron cancelados en los últimos meses por recibir sobornos para permitir la salida de yolas con indocumentados.


Reveló que otros 82 marineros y oficiales subalternos fueron separados de las filas de la institución por distintas faltas, mientras otros desertaron.


Dominici Rosario narró que los 36 oficiales y miembros de la Marina cancelados por el tráfico de ilegales a Puerto Rico, recibían pagas de los organizadores de las travesías, para que dejaran salir las embarcaciones.


Advirtió que mientras sea jefe de la Marina de Guerra, jamás permitirá que sus miembros, sin importar rangos, se vinculen, no solamente en viajes ilegales de personas a Puerto Rico sino en otros hechos que dañen la imagen de la institución.


Mientras sobre los indocumentados haitianos, indicó que “se ha convertido en un dolor de cabeza para la Inteligencia Naval M-2 los intentos tan frecuentes de haitianos que buscan irse clandestinamente a la vecina isla”.


Para contrarrestar estos intentos, la Marina ha tenido que redoblar la vigilancia en la zona Este del país, elevándose a más de 800 los hatianos de uno y otro sexo y de diferentes edades que han sido arrestados y entregados a la Dirección de Migración.