cons


Dominicanos con hijos nacidos en esta ciudad solicitaron al actual cónsul Félix Antonio Martínez (Ronny) rebajar los precios de los documentos para la nacionalización de sus descendientes.


La petición la hicieron por medio del activista comunitario, comunicador y dirigente político Ramón Mercedes.


Mercedes explicó que el actual cónsul debería de tomar en cuenta el informe emitido en abril pasado por el Center for Economic Opportunity (CEO) que destaca el nivel de pobreza de casi la mitad de los residentes en esta ciudad.


Afirmó que entre Nueva York, Nueva Jersey y Connecticut residen más de un millón de dominicanos, desprendiéndose que han procreado, a través de décadas, más de 150 mil descendientes, hasta la tercera generación.


Manifestó que esos padres de familias no han podido hacerles la nacionalidad dominicana a sus hijos por los altos precios que han venido imperando desde el pasado reciente, y tienen la esperanza de que el gobierno del presidente Danilo Medina los reduzca.


Actualmente el costo de una nacionalización sobrepasa los US$650 para una persona mayor de 18 años y US$530 si es menor de 18 años. Aseveró que la política del presidente Medina es de beneficiar a los sectores más pobres y desposeídos, por lo cual hacen la denuncia.


Esperan  que esos precios sean rebajados sustancialmente y se despliegue una intensa publicidad para que decenas de miles de dominicanos nacidos fuera de la RD puedan adquirir la doble ciudadanía, como lo indica el capítulo V en el artículo 20 de nuestra Constitución.


Mercedes recordó también que el Centro de Políticas de Inmigrantes con sede en California, divulgó en febrero pasado que los dominicanos son el segundo grupo étnico más pobre de EE.UU y la cuarta comunidad con mayor población en Norteamérica (2.9%) lo que representa más de un millón 500 mil quisqueyanos.


Sostuvo que el estudio confirma que un 26.3% de los dominicanos viven por debajo de la línea de pobreza, seguidos por los indígenas con un 27% y los afroamericanos con el 25.8%, pero que relativamente esos dos grupos subsisten en mejores condiciones estructurales que los quisqueyanos.


Dijo que la propia Carta Magna ordena a los poderes públicos “aplicar políticas especiales para conservar y fortalecer los vínculos de la Nación dominicana con sus nacionales en el exterior, con la meta esencial de lograr mayor integración”.  Concluyó Mercedes.