moret_tock_000010161526XSmall_Izabela-HaburLos tropezones, los golpes y las caídas son las causas más comunes de los moretones, pero no las únicas.


La edad y el uso de ciertos medicamentos pueden hacer que tu piel se magulle con más frecuencia, pero también puede deberse a condiciones de salud más serias, como una coagulación deficiente o a una  enfermedad sanguínea. Aquí te ayudamos a decidir cuándo debes consultar al médico.


Pero, ¿qué tal si has comenzado a notar magulladuras o moretones con mayor frecuencia y no recuerdas haberte golpeado? Hay personas, especialmente las mujeres, a quienes les basta un golpecito ligero para que les brote un morado.


Con el paso del tiempo, los vasos capilares se van debilitando, se tornan más frágiles y más propensos a romperse.


La edad también hace que la piel y la capa de la grasa subcutánea se hagan más delgadas, dejando a los vasos capilares con mucha menos protección contra la presión y los golpes. La exposición exagerada al sol también acelera este proceso.


Además, a veces, los suplementos y los medicamentos que tomas pueden influir el aumento en los moretones o morados. Entre estos se encuentran:


Medicamentos anticoagulantes, como la aspirina y la warfarina (o Coumadin), y otros como el clopidogrel (Plavix)
Suplementos como gingkgo biloba, la vitamina E y el aceite de pescado Medicamentos corticosteroides (o esteroides) para tratar alergias, asma o eccema que pueden causar un mayor adelgazamiento de la piel.


Si la aparición de las contusiones o moretones te preocupa, consulta con el médico pero no dejes de tomar los medicamentos. También es necesario que lo llames si surgen alguno o varios de los siguientes síntomas:


Las contusiones son grandes y dolorosas y aparecen sin que te hayas lesionado o golpeado
Además de los moretones, tienes sangrado por la nariz, las encías o el recto.


Comienzas a magullarte repentinamente, especialmente si has comenzado a tomar un medicamento recientemente
Las contusiones aparecen junto con otros síntomas, como fiebre o confusión.


Estas señales pueden indicar un nivel muy bajo de las plaquetas (trombocitopenia).


Las plaquetas son unos componentes de la sangre vitales en la coagulación de la misma. Por otro lado, estos signos y/o síntomas pueden deberse a deficiencias de vitaminas como la B12, la C, la K y/o el ácido fólico.


En algunos casos, los moretones pueden ser síntomas de otras condiciones más serias, como algunos tipos de cáncer (entre ellos la leucemia y la enfermedad de Hodgkin), el lupus, la cirrosis hepática (del hígado) o trastornos más graves de coagulación como la hemofilia, o la enfermedad de von Willebrand.


Ya estás avisado(a). Si te golpeas y te sale un moretón, ten paciencia. Poquito a poco tu cuerpo se encarga de sanarlo. Pero si empiezan a brotarte sin causa aparente, consulta cuanto antes con tu médico para investigar la causa y buscarle la solución.