plut


Gastroenterólogos del hospital Francisco Moscoso Puello revelaron ayer que la incidencia de las hepatitis B y C en República Dominicana va en descenso.


Los especialistas aseguraron, además, que el país está entre los grupos de naciones con baja prevalencia de esas enfermedades, por debajo de países asiáticos, africanos y algunas naciones de América Latina.


Los gastroenterólogos hicieron la revelación durante el Segundo Simposio de Endoscopia Digestiva del Servicio de Gastroenterología del hospital Francisco Moscoso Puello realizada en el hotel Hamaca de Boca Chica.


Según los expertos, las estadísticas indican que el descenso en el número de enfermos seguirá, si se aplican medidas como ampliación de los programas de vacunación en embarazadas, adolescentes y adultos, con mejor trabajo en los bancos de sangre y mejoría de la calidad de la instrumentación y materiales utilizados en centros de salud públicos y privados.


Las hepatitis B y C son enfermedades por contagio que ocasionan inflamación en el hígado y, sin tratamiento o uno inadecuado, puede conducir a cáncer de hígado.El jefe del Servicio de Gastroenterología del Moscoso Puello, doctor Plutarco Restituyo, aseguró que las terapias actuales y otros que se estudian incidirán en que cada vez haya menos enfermos en República Dominicana y en el mundo.


De su lado, el doctor Ricardo Corporán, expresidente de la Sociedad Dominicana de Gastroenterología, reveló que en el país la hepatitis B tiene una prevalencia de 0.83 por ciento, muy inferior a niveles de años anteriores.


En tanto que la gastroenteróloga Virginia Pérez, encargada de la unidad de hígado del referido hospital, aseguró que la prevalencia de hepatitis C está en 0.86 por ciento.Otros especialistas que participaron en la jornada médica expresaron que los factores que inciden en la baja de esta enfermedad entre los dominicanos van desde las vacunaciones dirigidas a madres y recién nacidos en el Programa Nacional de Inmunizaciones del Gobierno, así como la atención hacia los grupos con factores de riesgo.


El gastroenterólogo Ricardo Corporán sugirió la extensión del programa de vacunación en madres embarazadas, adolescentes y adultos.La doctora García asegura que la incidencia del virus de la hepatitis B varía en pacientes que se han sometido a algún procedimiento quirúrgico, dental o endoscópico.