La favela Ciudad de Dios en Río de Janeiro se dio a conocer al mundo gracias a la película del mismo nombre, pero resulta de interés saber que ha pasado después de 10 años con la vida de sus actores y residentes.


La narrativa de la cadena BBC describe cómo en uno de los tantos bares que hay en el oeste de la ciudad, Leandro Firmino bebe unos sorbos de agua ataviado con la camiseta de su equipo de fútbol favorito, el Flamengo.


En Ciudad de Dios, la comunidad en la que creció, conoce a casi todos los que pasan y los saluda con la mano.


Una década después de interpretar el papel del temido capo de la droga, Ze pequeño, en ‘Ciudad de Dios’, muestra pocos indicios de la fama de la que gozó entonces.


En filme se desarrolla entre las décadas 60 y 80 sigue las vidas de Ze pequeño y Buscapé, un joven fotógrafo que retrata el declive de Ciudad de Dios, en un contexto de drogas, rivalidad criminal y violencia sin sentido.


En la actualidad residen en la comunidad unas 40.000 personas, originalmente está comunidad se pobló con familias que fueron reubicadas en las afueras por las autoridades de Río para deshacerse de las favelas en el centro de la urbe, debido a que se hizo famosa por sus gánsteres, criminales y calles peligrosas.


Firmino ahora tiene 35 años y es padre de un bebé de 21 meses. Fue fichado directamente de la favela por los productores de la película, que pretendía ser la adaptación de una novela de Paulo Lins.


“Todo pasó muy rápido”, le dice Firmino. “Me sorprende que la gente la recuerde. Está muy presente, incluso entre los niños de 11 o 12 años”.


Ha trabajado con el grupo Nos do Cinema (Nosotros en el Cine) y actuó en varias películas brasileñas.


“¿Me siento como una celebridad? No. Creo que es ridículo. Es una palabra ridícula. El arte consiste en estar cerca de la gente, ser famoso consiste en estar distante”, explica. “Crecí allí arriba en Ciudad de Dios. Realmente me gusta eso. Y si Dios quiere, continuaré trabajando en cine”.


Alice Braga, quien interpretó el papel de Angélica, enamorada del fotógrafo Buscapé, actuó junto a Will Smith en la película “Soy leyenda” y debe su carrera a su actuación en Ciudad de Dios.


“Creo que esa escena en la playa, especialmente la del beso, me ayudó en mi carrera porque esa imagen ha quedado grabada en la mente de muchas personas”, dice Alice al hablar del documental.


Por su parte, Seu Jorge, que interpretó el papel del gran rival de Ze pequeño, Mané, hoy continúa siendo uno de los músicos más famosos de Brasil. No mucho tiempo atrás actuó en la ceremonia de clausura de los Juegos Olímpicos de Londres 2012.


Los productores del documental no pudieron encontrarle y se teme que esté muerto. Su madre insiste en que su hijo todavía vive y dijo a los investigadores: “No está muerto, estoy segura de ello”.


Rubens Sabino da Silva, quien interpretó a “Negrito”, fue arrestado por tratar de robar a una mujer en un autobús en 2003. Pidió ayuda al director de la película, alegando que no recibió dinero por su trabajo.


Aunque sus protagonistas han tenido suertes distintas, la película se ha convertido en un referente sobre los problemas sociales de Brasil; el crimen y la violencia.


El lanzamiento fue un espectáculo de glamour, los políticos hablaron mucho de criminalidad, pero hasta el momento, nada se ha hecho para hacer que los niños dejen de entrar en el mundo de la delincuencia violenta.