agu


an Cristóbal. A pesar de que esta comunidad registra un brote de cólera con más de 80 personas afectadas, la venta y consumo de alimentos diversos en la vía pública  ocurre cotidianamente, sin ningún control.


Además, empresas envasadoras y distribuidoras de agua a granel creen que la enfermedad no está en el agua, sino en la venta de alimentos en la vía pública y en la falta de educación de la ciudadanía.


En total, al medio día de ayer, el centro había atendido a 80 personas con síntomas de cólera, una enfermeda bacterial provocada por la bacteria vibrio cholerae, pero ya no había personas ingresadas en la sala del hospital Juan Pablo Pina.


Algunas autoridades visitaron empresas embotelladoras y distribuidoras  de agua, pero los camiones que la distribuyen hacían su labor con toda normalidad.


En el caso de por lo menos 12 compañías que distribuyen agua a granel, en botellones y funditas, ninguno de sus representantes fue invitado a la reunión en la que   se discutió el tema de la contaminación de las aguas y la vinculación con el brote de cólera.


El doctor Miguel Geraldino, director del hospital Pina, insiste en que por las características de los infectados, todo parece indicar que el agua a granel es la responsable del  brote. Explicó que más del 80% de las personas afectadas afirman haber consumido agua de los  camioncitos