ni


Más del 4% de los niños y niñas de la República Dominicana, con edad   entre dos y nueve años, padece alguna discapacidad física y son excluidos del sistema educativo porque el país no dispone de condiciones, recursos, ni personal capacitado  para garantizar  su integración a las escuelas.


Los menores también son víctimas de maltratos y abusos de parte de quienes se relacionan con ellos, incluidos sus   familiares, y tienen menos probabilidades de recibir atención médica.


Según los datos revelados en el “Análisis de la Infancia y la Adolescencia en la República Dominicana”, presentado por  el Fondo de las Naciones  Unidas para la Infancia (UNICEF) y el Consejo Nacional para la Niñez y la Adolescencia (Conani), los infantes con discapacidades diferentes  son educados para obedecer y seguir indicaciones y reciben más maltratos que los demás niños.


Sin embargo, el artículo 58 de la Constitución dominicana establece que el Estado promoverá, protegerá y asegurará el goce de todos los derechos humanos y libertades  de las personas con discapacidad.