terr



Decenas de niños y adolescentes del sector Los Guarícanos, acompañados de algunos líderes comunitarios y deportivos, protestaron ayer frente al Palacio Nacional por la construcción de un play.


Johnny Brito, presidente de las ligas deportivas Estrella del Norte y Los Marlins de Los Guarícanos, explicó que a pesar de que hace ya 15 años que el Gobierno les prometió la obra, aún siguen a la espera de que esta sea ejecutada.


Precisó que el Estado les habría cedido 6,050 metros cuadrados de terrenos en el año 1998 para hacer el play en el barrio 26 de Enero y que un año después, en el 1999,  fue aprobada la construcción por el Instituto Nacional de la Vivienda (Invi) y por el Ministerio de Deportes en el primer gobierno del expresidente Leonel Fernández, pero que nunca se ha hecho nada, pese a los insistentes reclamos de la comunidad a dichas instituciones.


Denunció que un grupo de personas “aprovechadas” están en proceso de ocupar los terrenos en cuestión portando títulos “falsos” de propiedad, por lo que apeló a la sensibilidad del presidente Danilo Medina para que resuelva la situación.

“Nosotros queremos que hagan algo con esos terrenos porque hay unos invasores que se quieren aprovechar ocupando una parte y empezar a venderlos. Tenemos, de hecho, una carta y otros  documentos que avalan que el expresidente Fernández ordenó la construcción del play y no nos han hecho nada”, aseguró.Brito dijo que alrededor de mil niños, con deseos de superarse y ser grandes deportistas,  se beneficiarían del play de béisbol de ligas menores.“Queremos que las autoridades nos den la mano con esto.


Además nuestra comunidad lo necesita, no tenemos donde llevar a los niños a jugar, tenemos una canchita en la calle y ahí es que podemos darle una practiquita a los muchachos. Lo que estamos buscando es dedicarle un poco de tiempo a los niños que son el futuro, para que inviertan su tiempo ocioso y eviten la delincuencia”, precisó.Afirmó que tampoco pueden dar prácticas en el mismo terreno porque allí hay un brote de aguas residuales de la que emana un hedor insoportable. Aprovechó para hacer un llamado a la Corporación del Acueducto y Alcantarillado de Santo Domingo (CAASD) para que solucione el problema.