apa



La Corporación Dominicana de Empresas Eléctricas Estatales (CDEEE) y los generadores de electricidad se culpan mutuamente de los extensos apagones que se registraron en los últimos  días  por la salida de seis  plantas.


La Asociación Dominicana de la Industria Eléctrica (ADIE), que agrupa a los generadores de electricidad,  aclaró ayer que el déficit de generación no responde a la obsolescencia de las plantas de generación, sino más bien a decisiones administrativas y operativas que toman quienes manejan diariamente el sistema eléctrico nacional.


El vicepresidente ejecutivo de la entidad, Milton Morrison, enfatizó que las plantas generadoras existentes son las mismas que han cubierto toda la demanda de energía en días especiales como las elecciones y las navidades, “por lo que queda claro que existe una oferta que cubre la demanda de energía cuando así ha sido requerido”.


Destacó que ayer la Corporación Dominicana de Empresas Eléctricas Estatales (CDEEE) en una rueda de prensa citó el caso de la Compañía de Electricidad de San Pedro de Macorís (CESPM)  que en el día de ayer el Organismo Coordinador (OC) la declaró indisponible, sin embargo dicha planta estaba en capacidad de suministrar 300 MW a ciclo combinado y con suficiente combustible para operar a plena carga sin ninguna dificultad, sin embargo, la misma no recibió instrucciones del Centro de Control de Energía para entrar en línea y ofrecer energía a la ciudadanía.


Ante el gran  déficit energético de los últimos días, que sobrepasó los 400 megavatios, el vicepresidente de la CDEEE, Rubén Jiménez Bichara, convocó  a una rueda de prensa para informar la causa de las interrupciones que afectaron a todo el país.


El encargado del sector energético explicó que seis plantas habían sido sacadas de servicio. Tres de ellas por fallas técnicas (Itabo 1 y Los Mina 5 y 6)  y otras tres  de Cogentriz, por  falta de combustible.


Jiménez Bichara aclaró que las interrupciones son producto de un viejo parque eléctrico  insostenible que no garantiza un efectivo suministro eléctrico a la población y que al no haber reserva de electricidad, no se pueden evitar apagones cuando importantes plantas salen de servicio.


Bichara  desde que asumió la administración de la CDEEE ha advertido que es necesario reformar la matriz energética para construir termoeléctricas que funcionen con combustible barato y en gran cantidad, debido a que alrededor del 60% de las generadoras utilizan combustibles  derivados del petróleo.


El tema de la generación ha venido siendo la principal preocupación de las actuales autoridades del sector, que desde el principio  vienen  planteando la necesidad de una modificación de la matriz de generación.