quem


Moca.- Carolina Gómez, la joven de 23 años que fue incendiada por su pareja sentimental junto a sus dos niños, abandonó el hospital Luis E. Aybar donde fue referida alegando que no la atendían.


A pesar de que la dama, quien además tiene dos meses de embarazo, presenta quemaduras de segundo y tercer grado, esta se encuentra en su humilde vivienda ubicada en la comunidad Los López del municipio de Moca.


“Yo tuve que arrancar para acá porque me estaba revolcando del dolor y no me quisieron poner ni una ampolla, ni nada y yo firmé el alta porque para morirme allá yo prefiero morirme aquí al lado de mis dos hijos”, dijo la joven a reporteros de NCDN que le visitaron a su hogar.


Gómez fue referida por los médicos del Toribio Bencosme hacia Santo Domingo porque las quemaduras que presenta requerían de un tratamiento especial, pero según el testimonio de la joven de 23 años allí fue dejada tirada en una cama sin el más mínimo cuidado.“Yo lo único que veía que esos doctores hacían allá era dar vuelta, entonces no tenía sentido yo continuar con ese dolor y sin recibir atenciones”, añadió.


Mientras que el agresor Félix Manuel De León está cumpliendo los seis meses de prisión preventiva que le fueron impuestos como medida de coerción tras intentar matar a su concubina.Al recrear el momento donde su ex compañero la quemó, Carolina narró que se encontraba en su casa dormida con sus dos niños, de tres y un año respectivamente, cuando De León entró, le roció gasolina y luego le tiró un fosforo encendido.


“A mi me parece que se me olvidó cerrar la puerta, cuando yo abrí los ojos vi que él tenía algo en la mano, pero no me imaginé que era gasolina; yo creía que era agua, yo no sabía que él iba a dar para tanto”, indicó.Carolina presenta quemaduras en gran parte del rostro, los brazos, la espalda, el abdomen y otras zonas.Vecinos y familiares de la joven están indignados por el trato que esta recibió en el centro de salud.


“Lamentamos este caso pero más las atenciones que se le ha dado y que la dejaron salir en las condiciones que ella está, el que tiene conocimiento sabe que ella no está en condiciones de estar en la casa porque ella tiene poca sangre y está embarazada, es un ser humano y siente, ni un perro puede estar así”, apuntó María Altagracia Mejía, presidenta de la junta de vecinos del barrio Winston Arno. Según las versiones recogidas en el lugar, el hombre quemó a su mujer porque supuestamente ésta se negó a sostener relaciones íntimas con él.