mateo


Santo Domingo.-El vocero de la Policía Nacional, coronel Jacobo Mateo Moquete, dijo hoy que las investigaciones sobre  el caso del allanamiento a un complejo habitacional en Puerto Plata en octubre de 2012, donde murió un ciudadano alemán, se incautaron varias armas largas y ocurrió  la supuesta desaparición de dos cajas fuertes con más de 60 millones de pesos,  pasaron a manos del Ministerio Público.


“El procurador general de la República, Francisco Domínguez Brito, dio instrucciones a la procuradora fiscal de la provincia de Puerto Plata de que continúe con las investigaciones y nosotros como miembros de la Policía Nacional no nos vamos a referir a ese tema, porque podríamos entrar en posiciones encontradas y  estaríamos dando informaciones que ya  no nos corresponden, manifestó el vocero policial al ser entrevistados en el programa Cuentas Claras, que se transmite por La Nota (97.5 FM).


Por tanto, “todo el que quiera tener información sobre el caso  yo les refiero  a la Procuraduría General de la República, pues de aquí  en adelante nosotros somos los auxiliares del Ministerio Público y estaremos actuando a requerimiento  de lo que ellos dispongan, concluyó.Cómo pasó…


Todo empezó   una semana antes del allanamiento, cuando militares al servicio del Ministerio de Medio Ambiente intentaron entrar a la propiedad ante la denuncia de talas no autorizadas, pero los agentes fueron repelidos a tiros por los  extranjeros.Transcurridos los días   otra unidad policial acudió al lugar y se produjo el tiroteo en el que murió el alemán Peter Didrittch y resultaron heridos tres agentes.


Luego de la refriega las autoridades informaron que  incautaron un vehículo blindado, cinco escopetas, cuatro pistolas, dos fusiles, siete chalecos antibalas  y cientos de municiones.Sin embargo, los alemanes aseguran que los agentes actuaron en contubernio para sustraer las cajas fuertes, coche, prendas, computadoras, discos duros con libros que llevaron más de 30 años para hacerlos y que   “saquearon todo el lugar”.


Además denunciaron  que los policías consumieron   todo lo que había en la nevera.Con relación al caso la Policía expulsó y sometió a la Justicia a 14 uniformados,  a quienes los alemanes acusan de haber sido los responsables del hurto.También fueron sancionados tres generales por no haber actuado correctamente en la investigación del hecho.


Sin embargo, el procurador Francisco Domínguez Brito dijo que los oficiales no tienen ninguna responsabilidad penal.En el complejo habitacional, la secta presuntamente había construido una fortificación que   permitiera a sus miembros albergarse cuando ocurriera un supuesto cataclismo que ellos estaban esperando para diciembre de 2012, siguiendo las predicciones mayas, y se preparaban militarmente para defender su recinto cuando se produjera el caos  esperado.


El grupo tiene una mezcla de creencias que incluye budismo, cultura maya, el Sahi Baba, cristianismo y la existencia de extraterrestres, información que según ellos es ocultada por las grandes potencias mundiales y los medios de comunicación.