antichaLa oposición antichavista venezolana acrecienta los desvaríos de su desunión en la medida en que se acercan las elecciones municipales del 8 de diciembre.


La llamada Mesa de la Unidad Democrática (MUD), que desde hace un tiempo muestra síntomas de resquebrajamiento, tiene frente a sí el desafío de los comicios locales, donde predominan los intereses de grupos e individuos.


En estos días, varios integrantes de esa agrupación abandonaron sus filas con diferentes argumentos, lo que profundizó la falta de unidad de ese sector a pesar de que sus principales dirigentes insisten en lo contrario.


El pasado año, las deserciones en la oposición fueron notorias, sobre todo con los casos de los diputados William Ojeda, Ricardo Sánchez, Carlos Vargas y Hernán Núñez, y el de los exgobernadores David De Lima y Aldo Cermeño, entre otros.


A pesar de que algunos los llaman traidores de la oposición, lo cierto es que cada uno en su momento explicó sus argumentos para alejarse de sus partidos y de la derecha con denuncias las cuales golpearon la unión de esa organización.


También se cuenta el caso de Sergio Calderón, quien anunció su candidatura para la Alcaldía de San Cristóbal, en el estado de Táchira, para las próximas elecciones municipales por el partido de la derecha Electores Libres.