jef



El jefe de la Policía Nacional, mayor general Manuel Castro Castillo, aseguró ayer que ese cuerpo del orden público ha demostrado ser la institución que aplica más profilaxis en sus filas, sancionando y haciendo pública las inconductas de sus miembros, una labor que asegura seguirá firme bajo su mandado.


Destacó que desde su llegada a la jefatura de la Policía Nacional viene dando una muestra clara de hacer una profilaxis profunda y permanente, tal y como establece la reforma policial.


El jefe policial habló en esos términos, luego de asistir a la misa que celebra todo los domingos en institución el capellán padre Ángel Pérez Barroso, en donde asistió además el subjefe de la Policía, general Alejandro de Dipré.


Castro Castillo reaccionó de manera a las declaraciones del arzobispo de Santiago, monseñor Ramón Benito de la Rosa y Carpio, quien  estimó necesario la renovación y purificación de la Policía Nacional, tras señalar que corresponde a los buenos, que son muchos, impulsar la reforma del cuerpo del orden.


Asimismo, el religioso manifestó desacuerdo con la creación de una nueva Policía Nacional como plantean algunos sectores de la sociedad, porque lo que se impone es que se renueve ese cuerpo, para que sus miembros actúen apegados a los principios éticos y morales.


El jefe policial advirtió que si en las investigaciones que realiza el ministerio público implica a otros miembros del cuerpo del orden en el caso de la presunta desaparición de dos cajas fuertes y joyas en Puerto Plata, Sosúa, en una acción donde un alemán resulto muerto, también se adoptarán medidas disciplinarias correspondientes internas.


Expresó que la Inspectoría inició la pesquisa y concluyó sometiendo los resultados por ante el Consejo Superior Policial, quien adoptó las medidas internas disciplinarias contra varios agentes, incluyendo tres generales del cuerpo del orden.