mang


Con el decomiso de más de 343 kilos de cocaína y la incautación de cinco propiedades suntuosas, en una de las cuales había más de un millón de dólares,  las autoridades asestaron un golpe certero al narcotráfico, según reportes de la Dirección Nacional de Control de Drogas (DNCD).


La agencia dijo que la droga fue incautada en una zona costera de la provincia La Altagracia, donde fue llevada por varios hombres que la habían recibido de narcotraficantes colombianos en aguas marinas.


El alijo fue traído por una red internacional de narcos, con ramificaciones en Colombia, Venezuela y República Dominicana, según la agencia antidroga, que tuvo la cooperación de la Fuerza Aérea Dominicana y la Fuerza de Tarea Conjunta de las Fuerzas Armadas.


Siete presuntos miembros del grupo fueron detenidos, tres de ellos identificados como Alberto de los Santos Rodríguez, Israel Tavárez y Aniro Berroa, arrestados en un área recóndita de difícil acceso en el municipio Boca de Yuma. Hoy serán enviados ante la justicia de Higüey, junto a otros cuatro detenidos en esa jurisdicción.


El grupo, al verse acorralado por aire, mar y tierra, abandonó la droga en varios puntos del Parque Nacional del Este, adonde la habían transportado en mulas, tras  recibirla de una embarcación procedente de la isla Saona. La droga fue validada por el Instituto de Ciencias Forenses.


En relación con las propiedades, secuestradas judicialmente en la capital, y el dinero en moneda estadounidense, el operativo fue puesto en marcha por la Unidad de Lavado de Activo de la Procuraduría General de la República.


Las propiedades son el apartamento LC-224, de la Plaza la Francesa, el apartamento 5-B, del  Condominio Antonia I,  en la avenida  Enriquillo; el apartamento 15 de la Torre Soleil,  en la calle Tetelo Vargas; el local comercial número 301-D, de la Plaza Mirador,  y al apartamento número 301-D, de la Plaza Mirador, localizado en la calle Luis Escoto Gómez, número 10.