snow


La próxima cumbre entre los presidentes de Estados Unidos y Rusia podría convertirse en la primera víctima de la decisión de Moscú de conceder asilo temporal a Edward Snowden, insinuó el jueves la Casa Blanca.


Moscú concedió asilo al ex empleado de la Agencia de Seguridad Nacional de Estados Unidos a pesar de que Washington había solicitado y apremiado durante semanas a Rusia que le entregara a Snowden para enjuiciarlo por filtrar información secreta.


La decisión de Rusia “no es un acontecimiento positivo”, dijo el portavoz de la Casa Blanca, Jay Carney.


“Estamos extremadamente decepcionados de que el gobierno ruso haya adoptado esta medida a pesar de nuestras peticiones muy claras y apegadas a derecho, tanto en público como en privado, de que expulsara al señor Snowden hacia Estados Unidos para que afronte los cargos en su contra”, expresó Carney.


El presidente Barack Obama tiene previsto viajar a Rusia en septiembre para participar en la cumbre económica del Grupo de los 20 que se efectuará en San Petersburgo y después hacer escala en Moscú para conversar directamente con su colega Vladimir Putin.


La Casa Blanca ha exigido a Rusia que entregue a Snowden al tiempo que ha advertido que no desea que el caso tenga un impacto negativo en las relaciones con Moscú.


A la pregunta de si el presidente Barack Obama mantendría su viaje a Moscú, Carney respondió enfáticamente: “Estamos evaluando la utilidad de la cumbre”. Algunos legisladores emitieron severas declaraciones sobre el asunto.


“El proceder de hoy de Rusia es una desgracia y un esfuerzo deliberado de dejar mal parado a Estados Unidos. Es una cachetada a todos los estadounidenses”, dijeron en una declaración conjunta los senadores republicanos John McCain, de Arizona, y Lindsey Graham, de Carolina del Sur. “Es hora de repensar fundamentalmente nuestra relación con la Rusia de Putin”, agregaron.


Los senadores se pronunciaron por ampliar las sanciones estadounidenses contra los rusos acusados de violaciones a los derechos humanos, completar los programas de defensa con misiles estadounidenses en Europa y avanzar rápidamente hacia una nueva ampliación de la OTAN para la incorporación de la ex república soviética de Georgia.


Antes de la decisión del jueves, algunos legisladores incluso habían propuesto que Estados Unidos boicoteara los Juegos Olímpicos de Invierno que se efectuarán en 2014 en Sochi, Rusia, o concertar con otros países la realización de la cumbre internacional del Grupo de los 20 en otro lugar fuera de Rusia.


Carney declinó hacer conjeturas sobre las medidas que Estados Unidos podría adoptar si es que las adopta ante la decisión de Moscú. Destacó la relación complicada y de amplio alcance entre las dos naciones y afirmó que Estados Unidos es por su parte renuente a permitir que la situación en torno a Snowden se convierta en fuente de mayor deterioro en los vínculos.