visa


El Gobierno de EE.UU. extenderá la duración de los visados de no inmigrante para los viajeros cubanos de seis meses a cinco años, con posibilidad de entrar y salir varias veces del país, con el fin de “promover la apertura” en la isla, informaron ayer fuentes oficiales.


A partir de este jueves, “el Departamento de Estado cambiará la validez máxima de los visados de visitante para las familias y otros visitantes en viajes personales de no inmigrante”, indicó la portavoz adjunta de esa oficina, Marie Harf, en conferencia de prensa.


La medida extiende las visas “de seis meses con entrada única, como ocurre ahora, a cinco años con entradas múltiples para los cubanos que cualifiquen”, explicó Harf.


Eso reducirá previsiblemente la carga financiera para los cubanos que deseen solicitar uno de esos visados, del tipo B-2, dado que sólo tendrán que pagar una vez la tasa para obtener el permiso.


“Aumentar la validez de los visados elimina la carga burocrática y financiera para los viajeros cubanos, que antes tenían que volver a solicitar la visa en persona cada vez que querían viajar a Estados Unidos”, dijo a Efe otro portavoz del Departamento de Estado, Patrick Ventrell.


“El objetivo también es reducir los tiempos de espera” en la sección de intereses de Estados Unidos en La Habana, añadió Ventrell.


Según explicó Harf, la decisión “forma parte de la política general” de EE.UU. de “aumentar los contactos de persona a persona entre los estadounidenses y los cubanos, mejorar las comunicaciones con los cubanos y promover la apertura”.


El secretario de Estado de EE.UU, John Kerry, cree que “estas medidas, sumadas a otras, mejoran los lazos personales, algo que es una clave para promover la sociedad civil y la democratización en la isla”, agregó Harf.


El anuncio se produce poco después de que funcionarios cubanos y estadounidenses reanudaran el diálogo sobre migración, que estaba estancado desde enero de 2011, con una reunión el pasado 17 de julio en Washington.


No obstante, Harf dijo desconocer si esta medida se trató durante esa reunión. Las conversaciones sobre migración se suman a otro diálogo que tuvo lugar en junio para reanudar el correo postal directo entre los dos países, y que aún no ha tenido resultados concretos pero constituye un tímido acercamiento bilateral.