Chinos-300x136Las policías española y francesa han detenido a 75 personas -51 en España y 24 en Francia- por introducir ilegalmente chinos en diversos países europeos y en Estados Unidos a través de una red que cobraba a los inmigrantes entre 40.000 y 50.000 euros.


Entre los detenidos, según informa la Dirección General de la Policía, se encuentran los máximos responsables en Europa de la organización, localizados en Barcelona.


Bajo identidades falsas, la red introducía a los chinos en España, Francia, Grecia, Italia, Reino Unido, Irlanda y Turquía, pero también en Estados Unidos, y en ocasiones las vías abiertas por la red para esta actividad eran también utilizadas para la trata de personas con fines de explotación sexual.


Durante la operación, la Policía se ha incautado de 81 pasaportes falsificados de países asiáticos como Corea, Malasia, Japón, Hong Kong o Singapur.


Las investigaciones comenzaron en julio de 2011 y, según la Policía, la propia composición de la organización ha dificultado las pesquisas, ya que su máximo responsable estaba asentado en China y tenía células independientes que operaban en diferentes países con el máximo hermetismo. Miembros de la red captaban en China a personas interesadas en abandonar su país y trasladarse a Europa y Estados Unidos.