brea


Dicen por ahí que la paciencia es la madre de la ciencia. Y cuando se trata de demostrar que un material tan sólido como el asfalto puede gotear como un helado, sólo que cada gota tarda en caer entre 7 y 13 años, es mejor estar armado de mucha paciencia y tener algo de ocuparse mientras termina el experimento.


Alrededor de las 5 p.m del pasado 11 de julio, un grupo de físicos del Trinity College en Irlanda fue testigo del feliz final de uno de los experimentos más antiguos del mundo: filmar por primera vez la caída de una gota de asfalto.


“Estábamos muy emocionados”, comentó la física Shane Bergin, quien junto a otros de sus colegas decidieron -en febrero de este año- monitorear un experimento que comenzó alguno de sus colegas en 1944 con el fin de demostrar la baja fluidez del asfalto.


Un material que aunque parece sólido en realidad fluye extremadamente lento. Se estima que la viscosidad de este material puede ser dos millones de veces más viscoso que la miel o unas 20 mil millones de veces más viscoso que el agua.


Cuando le preguntaron a estos físicos el sentido de un experimento como este, respondieron que “la curiosidad es el corazón de la buena ciencia, y la caída de una gota alimenta esa curiosidad”.


Este experimento del Trinity College no es el único en el mundo. De hecho, el más conocido y popular en este campo fue puesto en marcha en la Universidad de Queensland, Australia, en 1927 por el profesor Thomas Parnell.


Ese año, Parnell vertió una muestra de brea caliente dentro de un embudo de cuello sellado y lo dejó reposar durante tres años. En 1930 cortó el sello del cuello del embudo y comenzó a medir el tiempo que tardaba en caer la primera gota.


Cosa que sucedió casi diez años después. Desde que Parnell puso en marcha el experimento han caído 8 gotas, siendo considerado por el libro Guiness de los récords como el experimento de laboratorio más largo del mundo. La última gota cayó el 28 de noviembre del 2000, pero no fue posible filmarla porque se dañó la cámara.


Por esto es que el video de la gota captada por los físicos irlandeses ha resultado tan popular y está dando de qué hablar entre los amantes de las curiosidades de la ciencia.


Jonh Mainstone, quien ha sido el guardián del experimento australiano, felicitó a sus colegas irlandeses y dijo haber examinado decenas de veces el video de la gota: “hay un número de cosas allí que son fascinantes para alguien como yo que durante tanto tiempo ha sido observador de gotas de brea”.