area



Lo que se supone es un área verde que sería remozada, está ocupada por una feria de muebles que cuenta con el permiso del Ayuntamiento de Santo Domingo Oeste (ASDO).


La carpa fue instalada en la avenida Luperón, próximo a la estación María Montez de la Línea Dos del Metro de Santo Domingo, desde donde se observan las camas, neveras, juegos de comedor y otros muebles colocados a la venta en plena área verde.


Víctor Manuel Peralta, encargado de “Muebles y Lámparas de la Cruz”, explicó, que el negocio cuenta con los permisos correspondientes entregados bajo documentación por ASDO y firmado por el alcalde Francis Peña.


Peralta aseguró que papel entregado a los encargados de la mueblería, les otorga el permiso de estar en dicho lugar por un período de quince días.


La mencionada empresa, también tiene otras carpas en otros barrios de la capital, entre ellos, figura el sector de Sabana Perdida, en Santo Domingo Norte, en donde también está ubicada en plena acera que es el área dedicada a los peatones.


Además de “Muebles y Lámparas de la Cruz”, los alrededores de la rotonda, próximo a la parada del Metro, se encuentran totalmente arrabalizados y en mal estado, pues las aceras y áreas verdes también están ocupados por carros y minibuses del transporte público.


Este es solo otro punto que se une a la serie de anomalías registradas en esta zona, donde los vendedores ambulantes y buhoneros la han arrabalizado y donde el desorden se ha apoderado también de parte de la rotonda en el kilómetro nueve de la autopista Duarte.


Es muy notable el descuido que hay en las calles aledañas, al igual que en los alrededores de la estación del Metro María Montez. Las matas de palma que antes se usaban para embellecer la zona, ya están secas y descuidadas.


La basura acumulada arropa las aceras, que están ocupadas por vendedores de todo tipo de productos, desde jugueros, bisuterías y hasta películas pirateadas, así como productos comestibles como dulces y frutas.


Según se informó en febrero del 2012, esta zona sería convertidas en un pulmón verde y en un punto de referencia para las personas que utilicen los servicios del Metro de Santo Domingo.