basu


Santo Domingo.-“Desde el Estado ya se debe  comenzar a ver con preocupación la situación de la basura y colocar en la agenda pendiente del país  el establecimiento de rellenos sanitarios regionales, que permitan que no existan tantos botaderos esparcidos en todo el territorio, sino que tengamos lugares específicos bien manejados, con tecnologías y estándares internacionales”. Ese planteamiento lo hizo hoy el  alcalde capitalino, Roberto Salcedo, ante el  desasosiego que   crea el impasse que envuelve el manejo del vertedero de Duquesa.El ejecutivo municipal insistió en que lo ideal es que las partes  envueltas en el conflicto   arriben a un entendimiento.


Para despejar el nivel de incertidumbre que reina en los cabildos con el vertido de la basura, tomando en cuenta que se trata de un tema muy vinculado a la salud y que su acumulación puede  exponer a la gente a enfermedades.


“Espero que el Tribunal Contencioso y Administrativo, donde se ventila el caso, entienda  la urgencia y no posponga  su conocimiento para lograr una definición respecto a la situación. Tenemos un contrato con una empresa y entonces no tenemos soporte para efectuar el pago a quien maneja el relleno.




Nuestros abogados están chequeando la Ley a ver si existe algún resquicio y sí existe algún nivel de violación para  que esta situación no nos arrastre a hechos que atenten contra la Ley”.Adelantó que el ADN se abocará en unos meses a crear un segundo Centro de Transferencia para contrarrestar las situaciones de crisis y para ese fin ya   tiene ubicados unos terrenos próximos al puente Duarte, que permitirían agilizar el servicio.




Se mostró confiado en  que la empresa que  asuma Duquesa  garantice la disposición final de los desechos.Crisis limita el horarioEl recorte del horario de cierre de 12 a 8:00 p. m., que implica dejar entre 7 y 8 volquetas con    150 toneladas de basura para  verterlo al día siguiente, es lo que preocupa a Oscar García Arias, director de Gestión Ambiental y Aseo Urbano del ADN.


Igual ocurre el domingo, que sólo está operando hasta el mediodía. García Arias reveló que la crisis ha detenido un acuerdo que habían hecho con Lajun Corporation, que pretendía extender el horario hasta el amanecer.