La luna de miel que existía entre el movimiento cívico Coalición Educación Digna (CED), con el gobierno del presidente Danilo Medina se vio concluida cuando nuevamente las sombrillas amarillas volvieron a tomar las calles, a fin de exigir el cumplimiento a lo especificado sobre la aplicación del 4%.


La tarde del 4 de julio marcó el inicio de la ruptura, debido a que decenas de manifestantes se apostaron frente al Palacio Nacional para llamar la atención del mandatario, con el objetivo de que se honre lo estipulado.


Las sombrillas amarillas frente a la casa nacional denunciaban que solo se había ejecutado un 33% del presupuesto para el año 2013, mientras que la firma del pacto había acordado el 65%.


Gobierno


Ante las acusaciones hechas por la CED, el gobierno respondió que el 4% es un “compromiso inquebrantable”, por lo que llamó al pueblo a estar tranquilo. Asimismo, el ministro Administrativo de la Presidencia, José Ramón Peralta, manifestó que el Estado ha dispuesto cuotas de manera permanente en el Presupuesto de Educación, por lo que el acuerdo si se está honrando.


“Este ha sido el propósito, mediante el cual se asumió ese compromiso del 4%, no por presiones populares, sino porque Danilo Medina cree en la educación. Estamos comprometidos con mejorarla”, agregó.