Un anciano de 89 años vive solo y en condiciones precarias, por lo que algunos de sus vecinos solicitan la intervención de alguna institución que lo acoja y le brinde atención.


Desde hace más de dos años, los días, las tardes y las noches le pasan a Ramón Ledesma atado a esta cama, lugar donde no solo descansa sino que además hace sus necesidades fisiológicas, ya que por su edad avanzada ha perdido la fuerza.


Desde su lecho, este anciano recuerda detalles de su vida pasada, cuando gracias al fruto de su trabajo y esfuerzo durante largos años, pudo adquirir la pequeña vivienda en que reside.


Ramón, quien es nativo de San Pedro de Macorís, tiene seis hijos, pero dice que pocas veces se preocupan por su estado.


Josefa Paredes es quien en ocasiones cuida de este señor, pero explica que los recursos de los que dispone son pocos para costear todas sus necesidades.


Si usted desea colaborar con esta noble causa puede hacerlo llamando al teléfono 809-549-8815 o al 829-472-5985.