Los roles tradicionales de mamá y papá dentro de las familias han ido cambiando con los años. Del padre proveedor y disciplinario al papá que comparte la crianza y las labores del hogar va un gran trecho que, según los expertos, contribuye al fortalecimiento de los lazos familiares. ¿Cómo funcionan las cosas en tu familia?


Un estudio realizado en la Universidad de Missouri, en Columbia, Estados Unidos, y publicado en una edición reciente de la revista Journal of Family Issues, parece revelar algo que ya muchos sospechaban: cuando los papás se involucran más con los hijos y toman parte en las tareas del hogar, el matrimonio es más estable y feliz. Actualmente esos dos factores tienen una importancia extraordinaria. Que el papá lleve al niño al cine o a jugar fútbol ya no es suficiente.


Por suerte, hoy en día muchos padres se involucran como nunca en el cuidado de los hijos, con frecuencia están presentes en su nacimiento y algunos son verdaderos expertos en cambiarles los pañales, darles el biberón… y mil otras cosas. Porque ser un buen padre es mucho más que participar en el cuidado básico de los hijos. Del mismo modo, muchos hombres participan, como cosa de rutina, en las tareas caseras.