La salud no puede seguir siendo un negocio en el país, según el médico Senén Caba, quien además indicó que las Administradoras de Riesgos de Salud (ARS) “lo quieren todo para ellas y si queda algo es para ellas.


Señaló que el paciente es lo que menos interesa, “es por la visión de negocios, es mercurial. En medio de esta salud mixta, la salud no puede ser un negocio”.


“Hay una complicidad entre este Estado, que se quiere librar de lo que es salud. Se impulsa el modelo de autogestión, primero el Estado se quita de encima a los pobres, a los hospitales públicos; segundo las ARS ponen en la cabeza del usuario que deben de ir a los hospitales autogestionarios porque son más limpios, más bonito y el servicio es diferente”, expuso.


“Dónde está el negocio, eso está en los casi dos millones y medios de la gente que cotiza, mandarlo a un hospital autogestionario, donde le sale más barato a las Administradoras de Riesgos y el paciente se lleva una buena impresión, se lleva a la quiebra a las clínicas privadas y los hospitales; ahora se sometió un proyecto para meterlo en los autogestionables”, argumentó.


“A los ancianos y a las personas con enfermedades terminales se les ha estigmatizado como catastrófica, es decir…lo marginan y el anciano se convierte en un consumidor de servicios, entonces no le conviene a la dinámica de la seguridad social y por eso usted lo ve dando penas”, dijo Caba.