gen


Aunque los factores sociales desempeñan su parte, la edad en que se tiene la llamada primera vez o pérdida de virginidad, podría verse determinada por los genes, explica un estudio de la Universidad Estatal de California en Fullerton, Estados Unidos.


Más allá de sólo hablar de la primera vez o pérdida de virginidad, el estudio muestra que la precocidad sexual está dictada en buena medida por los genes, como parte del llamado “determinismo genético” que influye en la edad en que una persona se involucra por primera vez en las relaciones sexuales.


De acuerdo con Nancy Segal, autora principal del estudio y profesora de psicología de la Universidad, “no es como si hubiera un gen para tener sexo en una fecha determinada, sino que este vínculo genético implica los rasgos hereditarios de comportamiento tales como la impulsividad, la cual podría ayudar a determinar cuándo la gente tiene sexo por primera vez”.


Estudios anteriores han mostrado el papel de determinados genes en las relaciones sexuales. Joseph Rodgers, psicólogo de la Universidad de Oklahoma, explica que una versión de un gen llamado DRD4, que codifica un receptor para el neurotransmisor dopamina, está asociado con la edad de la primera relación sexual.


No obstante, pese a que la carga genética puede explicar 30% la edad en que las personas que tienen su primera vez, un ambiente familiar común, si promueve o dificulta el sexo temprano, puede llegar a tener mayor incidencia que el efecto de los genes.


Existen otros factores que pueden hacer que los efectos de los genes sean más difíciles de discernir. Por ejemplo, Segal y sus compañeros observaron que las mujeres participantes que se sentían infelices e insatisfechas en su vida en el hogar, eran más propensas a tener relaciones sexuales a una edad más temprana.