72D1B938-52EA-4FED-8340-A04E915C3865.jpg__209__400__CROPz0x209y400Un coronel de la Policía fue interrogado ayer por la fiscal de Puerto Plata respecto al robo de 60 millones de pesos y prendas preciosas de oro sustraídas de una caja fuerte que estaba en el bar de un alemán donde fue asesinado un turista y tres resultaron heridos el pasado año en Sosúa, Puerto Plata.


El coronel Raymundo Ogando, excomandante de Sosúa, fue interrogado ayer durante varias horas por la fiscal de Puerto Plata, Alba Núñez Pichardo.


Ogando junto a otro coronel y 30 policías es investigado por una comisión mixta encabezada por el inspector general de la Policía, Frener Bello Arias, y una procuradora de Puerto Plata en torno al alegado robo millonario en dinero y prendas en el bar uno de los alemanes que resultó herido, y que luego fue sometido por porte y tenencia de armas ilegales.


El vocero de la Policía, Jacobo Mateo Moquete, se limitó a decir que las investigaciones sobre el caso están avanzadas y que el nuevo jefe de la Policía está interesado en que el caso sea esclarecido.


“Estamos en la obligación de esperar, pero no podemos informar nada hasta que la comisión investigadora no concluya”, precisó Mateo Moquete.


Prometió que tan pronto la comisión investigadora ofrezca su informe, los resultados serán ofrecidos a los medios de comunicación.


José Carlos González, abogado del alemán acusado de poseer y traficar armas de guerra y quien además es señalado por pertenecer a una secta diabólica, aduce que sesenta millones de pesos y joyas preciosas fueron robados de la caja fuerte que tenía en su bar el empresario Peter Brunck.


González dijo que la versión original que ofreció la Policía de este caso en octubre del año pasado dista mucho de los hechos que acontecieron en Sosúa contra el grupo de alemanes.


Observó que en ningún momento los extranjeros enfrentaron a los agentes policiales, sino que todo fue un “truco” para despojarlos de sus pertenencias, incluyendo los sesenta millones de pesos, y que existen pruebas en poder de las más altas autoridades judiciales y policiales, ya que estos hechos fueron grabados por cámaras.