El ministro español de Asuntos Exteriores y Cooperación, José Manuel García-Margallo, ha asegurado que no tiene ningún inconveniente en “pedir disculpas” al presidente boliviano, Evo Morales.


“Si se ha producido algún malentendido” en el incidente protagonizado por el avión oficial del mandatario, que se vio retenido la semana pasada durante 13 horas en Viena debido a que algunos países europeos le negaron el sobrevuelo en su viaje de vuelta a La Paz desde Moscú. “Si ha habido alguna percepción errónea, con toda naturalidad decimos que lo sentimos”.


Las palabras del jefe de la diplomacia española suponen un cambio de postura, ya que el pasado viernes aseguró que no tenía por qué pedir disculpas, después de que los países de Unasur, reunidos en Cochabamba (Bolivia), las exigieran a Francia, Italia, Portugal y España.


Margallo ha puntualizado hoy que España no tiene que excusarse por cerrar su espacio aéreo y poner en peligro la vida de Morales, como aseguraba la declaración de Unasur, ya que nunca lo hizo. En cambio, ha admitido la posibilidad de un malentendido durante la visita que el embajador de España en Austria hizo a Morales cuando se encontraba retenido en el aeropuerto de Viena.