suicidios_12Un dominicano que estaba al cuidado de su hija de cinco años la mató de un disparo en la sien y luego se suicidó, según un reportaje del periódico Primera Hora.


El parricida suicida es Manuel Pimentel, de 30 años, quien era empleado en una gasolinera y estaba separado de la madre de la niña hace seis meses.


Según recoge Primera Hora, se presume que mató a la menor para causarle dolor a su expareja, Mindy Cortijo, con quien había procreado a Yarelis, la niña asesinada.


La tragedia ocurrió a la medianoche en un apartamento de la segunda planta de la residencia #367, de la calle Merlhoff, en Barrio Obrero, Santurce, donde Pimentel vivía hace poco tiempo.


Supuestamente, Cortijo tenía una nueva pareja pero Pimentel se mantenía en contacto con su hija y fue descrito como un padre protector.


La noche del crimen, la niña fue a ver un una película con su papá y, ya pasada la medianoche, el hombre le envió un mensaje de texto a su exesposa, quien estaba laborando en un hotel del complejo residencial Palmas del Mar en Humacao. En el mensaje, Pimentel le anunció que había matado a su hija.