alza


Los constantes aumentos de los precios del petróleo podrían afectar el comportamiento de los precios internos. Las últimas tres semanas han sido reveladoras.


Los combustibles de mayor consumo han experimentado incrementos entre 10% y 13% entre julio de 2012  y 2013, junto a subidas del barril de petróleo que hasta ayer se aproximaban al 22.16%.


Según datos del Ministerio de Industria y Comercio, la gasolina premium tenía un precio de RD$228.90 hace un año, mientras que esta semana empezó a costar RD$260.00, un alza de RD$31.10 equivalentes a un 13.6%.Asimismo, el galón de gasolina regular, que costaba RD$211.40 en julio de 2012, ahora se encuentra en RD$241.90, incrementando RD$30.50, para un alza relativa de 14.42%.


El precio del gas licuado de petróleo (GLP) era de RD$90, mientras que ahora cuesta RD$100.78 para un alza de RD$10.78, equivalente al 11.97%.Economistas ya han manifestado su preocupación ante un posible clima de inestabilidad de precios, quienes vaticinan un aumento considerable de los precios si las autoridades monetarias no intervienen para revertir la subida del dólar.


Los recientes impulsos económicos del Gobierno y el Banco Central, aplicados a través del aumento del gasto público y de la reducción de las tasas de interés, han provocado un aumento de la demanda de dólares por los dominicanos. La tendencia natural ha sido la subida de la moneda extranjera, cuyo precio de cierre en 2012 fue de RD$40.423 y hasta ayer se encontraba en RD$41.959.


El economista Bernardo Fuentes urge la aplicación de las modificaciones al contrato entre el Estado y la Barrick Gold como la alternativa más factible para estimular la entrada de dólares a la economía local y así aliviar la presión cambiaria.


“Estoy convencido de que ellos están contando con los ingresos adicionales en dólares que recibirán luego de la renegociación del contrato para disminuir la presión en el mercado cambiario”, afirma Fuentes en una publicación reciente en la prensa.Asimismo el Colegio Dominicano de Economistas (Codeco) entiende que el continuo desplazamiento de la tasa del dólar perjudica a la población, ya que amenaza con incrementar los precios de los bienes y servicios.