showimage (1)NUEVA ORLEANS, ESTADOS UNIDOS. Los hispanos sufren discriminación para acceder a la vivienda en varias regiones del sur de EE.UU., en parte por medidas estatales que “invitan” al trato discriminatorio de quienes lucen extranjeros, según un informe divulgado hoy por el Consejo Nacional de La Raza (NCLR).


El informe, titulado “Puertas cerradas: barreras de vivienda para los hispanos”, analizó las prácticas discriminatorias en las áreas metropolitanas de Birmingham (Alabama), Atlanta (Georgia) y San


Antonio (Texas), mediante pruebas en las que hispanos y blancos, en condiciones “prácticamente idénticas”, intentaron conseguir casa.


En general, los latinos tuvieron más probabilidades de sufrirdiscriminación que sus pares blancos, quienes incluso recibieron más opciones de vivienda, recomendaciones y demás información financiera que no obtuvieron los hispanos, indicó el estudio de NCLR.


Según el informe, los latinos que participaron en 225 pruebas para la compra de casa o alquiler de un apartamento experimentaron “al menos un tipo de trato adverso” el 42 % de las veces que intentaron acceder a servicios de vivienda, y al menos dos tipos de trato discriminatorio el 16 % de las veces.


Por ejemplo, para el alquiler de un apartamento, los agentes de bienes raíces ofrecieron a los solicitantes hispanos cuotas más altas y mayores requisitos de alquiler que a los solicitantes
blancos, según el estudio realizado para NCLR por el Centro para la Igualdad de Derechos (ERC, en inglés).


Según el estudio, la ausencia de una reforma migratoria integral ha dado pie a una plétora de medidas locales y estatales para combatir la inmigración ilegal -especialmente en el sur del país- que a su vez en la práctica “están invitando a la discriminación contra cualquiera que se perciba como alguien de otro país o que parezca ‘distinto'”.


“Dado que el 53 % de los extranjeros (en EE.UU.) corresponde a hispanos, esta actitud ha creado un peligroso sentimiento ‘antilatino’ que contribuye a un ambiente hostil que afecta a todos
los aspectos de vida comunitaria, particularmente la oportunidad para la igualdad en la vivienda”, advirtió el informe.


Para Lindsay Daniels, directora asociada para asuntos de vivienda de NCLR, el informe es especialmente crítico tomando en cuenta que los hispanos han sido desproporcionadamente golpeados por la crisis inmobiliaria en EE.UU. y “representan una importante porción de las
víctimas de préstamos abusivos”.


Durante el estudio, los voluntarios de Atlanta y San Antonio realizaron llamadas a agentes de bienes raíces para la compra de casas con anuncios en internet, y en el caso de Birmingham visitaron
en persona a proveedores de vivienda para el alquiler de un apartamento.


El estudio fue divulgado hoy durante un taller sobre retos y oportunidades en el sector de vivienda, en el marco de la conferencia anual de NCLR, que ha atraído la participación de alrededor de 5.000 líderes políticos, expertos académicos y activistas comunitarios de todo el país.


La conferencia de cuatro días, que ha incluido talleres y foros sobre los asuntos más acuciantes de la comunidad hispana, culmina mañana con la participación especial de la primera dama, Michelle
Obama