senEl Senado de Estados Unidos inició ayer el debate formal de una reforma migratoria integral que abre una vía para la legalización y eventual ciudadanía de la población indocumentada, tras dos votos de procedimiento clave y con alta carga simbólica.


La Cámara alta aprobó dos mociones clave para arrancar el esperado debate, horas después de que, durante un acto en la Casa Blanca, el presidente Barack Obama exhortara al Congreso a que apruebe la reforma antes del fin del verano en este país.


La primera medida, que requería al menos 60 votos para bloquear intentos de obstrucción de los detractores, se aprobó 82-15. La segunda, que dio paso al debate, obtuvo 84-15.


“La aprobación de una reforma migratoria integral sería buena para la seguridad nacional, sería buena para la economía”, dijo el líder de la mayoría demócrata del Senado, Harry Reid.