recA Raquel Reynoso Moreno le fue detectado un cáncer vaginal en fase cuatro (muy avanzado) y la Dirección General de Prisiones le dijo a su hermana “que lo siente”, pero que no tiene transporte para trasladarla a sus sesiones de curación en el Instituto de Oncología Doctor Heriberto Pieter.


Ante la doble desgracia, la mujer condenada a 30 años de prisión por homicidio que dice cometió un primo, tiene  -aunque sea pidiendo ayuda en el penal-  que conseguir 6,000 pesos para cada viaje que realiza desde la cárcel de Higüey a la capital del país. Tiene 4 años presa y hace dos años sufrió un sangrado vaginal.


Nadie se conduele de su caso. Lo peor es que tiene que agenciarse más dinero, para también pagar la comida que consumen  la mujer y el hombre que la custodian durante el viaje. La madre de ocho hijos mañana deberá buscar otros seis mil pesos o morirá.