Hallan una proteína que frena el cáncer de mama y la metástasis de pulmónLa negligencia médica se cobró una vida más en el Reino Unido. Una británica murió después de que 10 médicos distintos a los que visitó en el transcurso de menos de un año le dijeran que tenía amigdalitis cuando en realidad padecía cáncer.


Victoria Wyers-Roebuck, una británica de 41 años y madre de cuatro hijos, acudió en julio de 2011 a su médico de cabecera, Steve McQuillan, con un fuerte dolor de garganta. El doctor le dijo que padecía amigdalitis, la inflamación de las amígdalas conocida popularmente como ‘anginas’. El dolor continuó y durante los 11 meses siguientes visitó a 10 médicos distintos. Sin embargo, ninguno de ellos detectó el raro cáncer nasal que padecía.


Según el propio McQuillan, si Victoria hubiera sido tratada por un solo doctor, y no por 10, podría haber sido derivada rápidamente a un especialista y quizás seguiría con vida a día de hoy. No obstante, consultó con distintos médicos que en lugar de estudiar a fondo su dolencia vieron únicamente “parte del problema”, comentó el doctor, citado por el diario británico ‘The Daily Mail’.