fc36a571c980403561a8938fd5a34dfb_articleLa rata-topo desnuda, uno de los animales más curiosos del mundo, puede ayudar a tratar y prevenir el cáncer, según un nuevo estudio. Para estudiar el cáncer los científicos normalmente usan ratones, debido a su corta longevidad y por la facilidad con la que desarrollan el cáncer. Los investigadores no esperan hasta que los animales enferman, sino que los someten a radiación, les trasplantan tumores o les inyectan materiales que provocan la enfermedad.


Pero por más que los científicos intentaron provocar de esta forma el cáncer en las ratas topo –animales que viven bajo tierra y que pueden vivir hasta 30 años (27 años más que el ratón casero)- no lo lograron. Intentando averiguar las razones de esta aparente inmunidad, los científicos Vera Gorbunova y Andrei Seluanov, de la Universidad de Rochester, descubrieron que las células de la rata topo están rodeadas de grandes cantidades de ácido hialurónico, elemento presente en todos organismos y que está relacionado, entre otras funciones, con el control de la cantidad de las células.


El cáncer aparece debido al crecimiento anormal de las células, y los investigadores supusieron que el ácido hialurónico podría ser la clave para explicar la inmunidad de las ratas a esta enfermedad. Al introducir elementos que disminuyen la cantidad de este elemento en el organismo, los investigadores lograron que los tumores de desarrollaran en las ratas-topo.


Los investigadores creen que este descubrimiento puede aportar nuevas soluciones para el tratamiento de cáncer. El ácido hialurónico ya se usa en humanos para tratar la artritis y la arrugas sin que aparezcan efectos adversos, y -según ellos- podría funcionar también en el tratamiento de tumores.