carroUna historia de aparente descuido y falta de atención apropiada quedó al descubierto con la muerte de tres niños en el interior de un carro dañado, en la calle Alfa 4 de este sector. Los menores Johansel Jaciel Galán, de 2 años; Raymel Guzmán, de 3 y Luis Maury Galán, de 4 salieron a jugar luego de comer en casa de Johanna Guzmán Dipré, madre de Raymel.


Johanna nunca pensó que sería la última vez que vería con vida a su hijo y sus dos primitos. Al cabo de media hora extrañó a los menores y comenzaron a buscar de manera infructuosa en todos los alrededores y campos cercanos pensando que se los habían robado.


Cuando ya estaban a punto de resignarse a la búsqueda policial un señor identificado como Cándido se sentó sobre el carro Toyota Cressida año 1989 a comer una fruta y al mirar hacia dentro notó “un bulto” y comenzaron a romper lo vidrios: ahí estaban los tres niñitos: Uno recostado en el asiento trasero, el otro con medio cuerpecito sobre el tercero que yacía en el piso del carro. Junto a ellos había un paquete de galletas y un refresco que, al parecer, compartieron antes de morir por causas que aun se investigan.


Descuido y maltratos: La abuela, tías y vecinos del niño Luis Maury Galán lloraban ayer de impotencia debido a que habían advertido a la madre del menor, Carolina Galán, de 22 años y embarazada de su cuarto hijo, que algo le pasaría.