6c6efbba60c0d6588f2f1ab7c08e84c2_articleUn grupo de científicos surcoreanos habría encontrado la solución para prevenir el daño que causa el alcohol al hígado, lo que permitiría beber sin tener que preocuparse por las graves consecuencias, o al menos por las fisiológicas.


Según comunica el Ministerio de Ciencia, Tecnología y Planificación de Corea del Sur, se conoce que el alcohol produce oxígeno reactivo, que a su vez daña el hígado, causando hepatitis o cirrosis hepática, aunque hasta ahora se sabe muy poco acerca de cuál es la causa de esta producción de oxígeno.


Los investigadores del Instituto de Investigación de Biociencia y Biotecnología y de la Universidad Nacional de Chonnam demostraron que el alcohol desencadena la producción de un receptor nuclear de hormonas llamado ERRγ, que a su vez causa la producción o activación de los tipos reactivos de oxígeno. Asimismo, el equipo también confirmó una reducción de los daños en el hígado cuando se suprime la producción de los receptores nucleares de hormonas, lo que sugiere una manera de tratar, o incluso de prevenir, el daño del alcohol en el hígado, informa Yonhap.


Esta no es la primera vez que el país asiático hace una aportación a la investigación en el campo de las bebidas alcohólicas. Hace un par de años los surcoreanos inventaron un ‘soju’ (bebida nacional coreana) ‘oxigenado’, una bebida que permite recuperar la sobriedad mucho más rápido que las bebidas alcohólicas convencionales y que, todavía más importante, no deja resaca. Según la Organización Mundial de la Salud, Corea del Sur es el decimotercer país del mundo en consumo de alcohol por persona y el primero en Asia. Un coreano consume de promedio 14,8 litros de alcohol puro al año.