article-2338947-1A3E5FAB000005DC-132_634x886María de Jesús, una chica de 32 años, estaba embarazada de 5 meses cuando ingresó en un hospital de Londres con fuertes dolores abdominales. Los doctores realizaron un diagnóstico correcto de apendicitis para equivocarse después en la mesa de operaciones al extirparle el ovario. Finalmente la paciente y su futuro hijo fallecieron por las complicaciones de la apendicitis.


Un informe que desvelaba que a la paciente le habían extirpado el ovario en lugar de su inflamado apéndice pero los doctores no lo leyeron hasta que fue demasiado tarde y De Jesús ya había perdido a su bebé, de sepsis, una infección severa de la sanfra causada por una apendicitis mal tratada. Le practicaron una operación de emergencia para removerle el fluido séptico pero desgraciadamente falleció en la mesa de operación 48 horas después cuando los cirujanos lograron extirparle el apéndice.


Adelino, marido de la fallecida, ha declarado al Daily Mail que una cadena de errores se había hecho durante el tratamiento de su esposa y está planenando acciones legales contra el Queens Hospital en Remonford, al este de Londres.


“La muerte de mi mujer se podía haber prevenido. Estoy seguro de ello, pero cuando se dieron cuenta de la seriedad de la situación, ya era demasiado tarde”, ha señalado Adelino.