El jarabe de mazEs difícil creer que darle un refresco a un niño sea equiparable a ofrecerle cocaína, pero una nueva investigación indica que podría existir una relación entre este edulcorante y la adicción a la cocaína.


Un grupo de investigadores de la Universidad de Guelph (Ontario, Canadá) estudió la reacción de ratas de laboratorio a dosis progresivas de jarabe de maíz alto en fructosa (un edulcorante presente en toda clase de alimentos, desde pan hasta refrescos) y determinaron que el jarabe provoca reacciones “similares a las causadas por el abuso de drogas como la cocaína”.