perroApretados en pequeñas y estrechas canastas —a veces van 20 o más en una sola—, hasta 200.000 perros vivos son trasladados de contrabando desde el noreste de Tailandia hacia el río Mekong, destinados para restaurantes en Vietnam, según activistas por los derechos de los animales.


Deshidratados, estresados, incluso algunos moribundos por la sofocación del viaje, estos animales suelen ser apilados hasta en grupos de 1.000 por camión para viajes que duran varios días. “Obviamente cuando los perros están apilados uno encima de otro empiezan a morderse entre ellos porque están incómodos. Cualquier movimiento y el perro junto al que está siendo aplastado va a devolver la mordida”, dijo Tuan Bendixsen, director de la Fundación Animals Asia de Vietnam, una organización social con base en Hanoi.


El sufrimiento no termina cuando llegan a Vietnam. Una creencia popular sostiene que las hormonas del estrés y del miedo pueden mejorar el sabor de la carne, así que los perros son colocados en cajas de estrés que restringen su movimiento. Después, los animales son apaleados hasta la muerte o degollados en frente de otros que esperan el mismo destino. En algunos casos, son desollados vivos.


“Los perros son animales muy inteligentes, así que si matas a un perro y tienes toda una caja de perros junto al que está siendo asesinado, aquéllos junto saben qué está pasando”, dijo Bendixen. Según el grupo de derechos de los animales, los contrabandistas de perros comercian desde mascotas hasta perros callejeros de las calles de Tailandia —conocidos como perros de soi— para venderlos en Vietnam e incluso en lugares tan lejanos como China, donde un perro con pedigrí puede alcanzar un precio superior.