niñoUn niño de un año y seis meses murió ayer ahogado en una piscina en San José de Ocoa, mientras que en El Seibo se reportó la muerte de una menor de 11 años que fue aplastada por una pared que se derrumbó cuando decenas de personas se subieron para observar un simulacro de la Defensa Civil.


Con estas dos muertes se eleva a 40 el número de niños y adolescentes perecidos en accidentes y circunstancias que pudieron se previstas por sus padres o tutores.