dgLos diseñadores de moda italianos Domenico Dolce y Stefano Gabbana han sido condenados este miércoles por un tribunal de Milán a una pena de un año y ocho meses de prisión por evasión de impuestos, calculada en 1.000 millones de euros, según aseguran los medios de comunicación italianos.


Se trata solo de una sentencia de primera instancia, y lo más probable es que haya apelación de la sentencia. El fiscal había solicitado a finales de mayo de dos años y seis meses de prisión para los modistos. Las dos estrellas de la moda de Milán están acusados de haber alojado el control de marcas del grupo en Luxemburgo, para escapar del fisco italiano.


El caso trataba la supuesta evasión fiscal que pudieron llevar a cabo mediante su firma Dolce & Gabbana, que creó una sociedad con sede en Luxemburgo bajo el nombre de Gado, que constaba como la propietaria de algunas de las marcas que forman parte del grupo, pero que en realidad se gestionaba desde Italia.


Según la Fiscalía, que llevó a cabo la investigación entre el 2007 y octubre del 2010, las ganancias derivadas de la explotación de la marca tributaban en el extranjero y no en Italia, donde deberían haberse pagado los impuestos.