ADNInvestigadores daneses encontraron los genes intactos de un caballo muerto hace unos 700.000 años y consiguieron romper el récord de la reconstrucción del ADN completo de un organismo del pasado.


El equipo de investigadores, encabezado por Ludovic Orlando, del Museo de Historia Natural de Dinamarca, estudió un fósil de un caballo del tamaño de un poni encontrado en la península de Alaska, en territorio del Canadá. Durante centenares de miles de años los restos del animal estuvieron congelados a una temperatura de unos cinco grados bajo cero, lo cual los protegió de los microorganismos que descomponen las fibras orgánicas que contienen el ADN, según la revista ‘Nature’.


“Hemos roto la barrera del tiempo”, asegura Orlando, ya que esos genes se consideran los más antiguos encontrados hasta ahora en un estado casi intacto. El anterior récord de antigüedad pertenecía al ADN de un antecesor de los humanos, de unos 80.000 años de antigüedad.


La reconstrucción de la secuencia genética del caballo permitió completar la cadena de evolución de los équidos contemporáneos, pero también abrió la puerta a las especulaciones de hallar restos de homínidos de antigüedad similar.